Las Sanadoras  Termas Llifén

Son un atractivo turístico con historia en el destino Cuenca Lago Ranco


Las  sanadoras Termas Llifén son un atractivo turístico con historia  

Desde el año 2000 a.C. hay evidencias de la curación de enfermedades con ayuda de las aguas termales. En este artículo te contamos nuestro hallazgo histórico sobre las Termas Llifén y sus propiedades medicinales

.------------

Te has preguntado ¿Desde cuándo se reconocen las termas Llifén como aguas medicinales? Para responder esta interrogante, en este artículo te contamos un poco de las referencias históricas, del amparo legal y de los beneficios para la salud que tienen estas aguas que emergen en los alrededores del Lago Ranco.

Cuando comenzamos a investigar en los libros antiguos de Valdivia, encontramos varias menciones de las termas Llifén, la más lejana está en el Apartado Provincia de Valdivia de la Guía UniversoÍndice General de la República de Chile de los años 1925 – 1926. Justo en la página 1637 detalla: “Aguas medicinales. Las más nombradas son  las fuentes Termales Llifén, Chin- Chin y Palguin. Todas estas aguas son sulfurosas.”.




También consultamos el libro Chile y sus Riquezas del año 1936. En esta obra, auspiciada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese entonces, las fuentes Llifén merecieron mención en la página 577,  al ser consideradas entre los atractivos turísticos más importantes de la Provincia de Valdivia, después de las Termas Puyehue.






La importancia de las Termas Llifén responde además al Reglamento de Aguas Minerales decretado en Santiago el 22 de enero de 1997,  el cual consultamos en la Biblioteca Virtual del Congreso Nacional de Chile. La ley establece en el Artículo 1º que  se entiende por “aguas minerales” aquellas aguas naturales que surgen del suelo, que no provienen de napas o cursos de aguas superficiales, de composición conocida y que por su constitución o propiedades físico-químicas o biológicas son susceptibles de aplicaciones beneficiosas para la salud. Además en este reglamento se establece que son aguas minerales termales cuando su temperatura, medida en el sitio que surge la fuente, es igual o superior a 18 grados Celsius. Las Termas Llifén nacen a 25° Celsius y luego son distribuidas a las tres piscinas techadas que ofrecemos en nuestro Hotel Spa Termas Llifén donde elevamos su temperatura en dos de estas piscinas, para potenciar sus propiedades curativas.

Nuestras aguas medicinales

La mineralización del agua y su temperatura hacen que las aguas termales sean consideradas terapéuticas. Muchos especialistas aseguran que bañarse en aguas termales ayuda a minimizar afecciones de la piel, cadiovasculares, hepáticas, reumáticas y permite combatir el estrés.

Las aguas termales se clasifican de acuerdo a su temperatura y sus minerales.  En el Hotel Spa Termas Llifén contamos con tres piscinas techadas y una al aire libre que te detallamos a continuación:

Una piscina es de un diámetro de 10x5 mt, profundidad de 1,5 a 1,7 mts, manteniendo su temperatura, según la temporada entre 20° y 28° C. Esta fuente entra en la clasificación por temperatura en Agua Hipotermal (de 20 a 35°). 2 Piscinas de Aguas Mesotermales (35° a 45°) Una es de 6 metros de diámetro, 90 cm de profundidad, con asiento y 6 chorros de hidromasaje, teniendo una temperatura entre 36° y 38° C.  La otra es de 2,5 metros de diámetro, 90 cm de profundidad, con asiento y 6 chorros de hidromasaje, con temperaturas entre 30° y 40° C.


Las Termas Llifén son aguas sulfuradas, es decir, ricas en Azufre, además contienen Calcio, Magnesio, Potasio y Sodio. Las fuentes Llifén son ideales para una escapada de fin de semana en familia, lejos del caos de la ciudad, libre de estrés y  preocupaciones.

El baño en aguas termales relaja y previene el envejecimiento prematuro de la piel,  sin duda, es un excelente estimulante  natural de la regeneración celular.   Tiene la propiedad de incrementar la temperatura del cuerpo, eliminar virus y gérmenes, aumentar la presión hidrostática, la oxigenación y la circulación de la sangre, con lo que promueve la eliminación de las toxinas. Al aumentar la oxigenación también provoca que los tejidos se alimenten de forma más eficiente, colabora con el metabolismo y estimula las secreciones del hígado y del estómago, lo que mejora considerablemente el proceso digestivo.

Si repites los baños en aguas termales a lo largo de varias semanas  normalizarás  las funciones endócrinas y mejorará el rendimiento general de tu sistema nervioso, con lo que a su vez ayudas a tu sistema inmune. Al alcanzar una ideal relajación mental te preparas  para afrontar las dificultades propias de la vida. Te aseguramos que después de un baño en el entorno único que ofrece el Hotel Spa Termas Llifén te sentirás saludable y con la energía necesaria  para seguir adelante con tus planes y proyectos del momento.